Cabo de Santa Pola

Una pequeña carretera de 5Km denominada Camino del Cabo discurre por una de las zonas más bonitas de la costa alicantina, el Cabo de Santa Pola. Desde el El Carabassí (Elche) hasta la zona residencial de Santa Pola del Este, es de los pocos reductos que se ha salvado de ser colonizado por hormigón y asfalto.

Si ustedes no lo conocen se trata de una zona muy frecuentada por ciclistas, caminantes y corredores, ya que suele tener poco tráfico a primera hora de la mañana y tiene el aliciente de discurrir entre el mar y un acantilado de 144 m sobre el que se erige un Faro. La falda del acantilado está llena de pinadas y multitud de plantas autóctonas, por lo que incluso en el verano más cálido el color verde se mantiene intacto a las inclemencias del sol.

Como comentaba antes, a muchos nos encanta pasear en bici o correr por el Cabo de Santa Pola. Si ustedes hacen natación en mar abierto también es un lugar magnífico. Si simplemente quieren sentarse a contemplar el mar van a encontrar un horizonte inmenso para pasar las horas. Sin embargo la carretera asfaltada abierta al tráfico hace que los coches puedan acceder con facilidad a cualquiera de las calas y eso atrae algo que está destrozando el entorno:

RESIDUOS INORGÁNICOS

Sobretodo durante los meses de julio y agosto el aumento en el número de residuos inorgánicos que pueden observarse en el Cabo de Santa Pola es enorme. Si no fuese por los héroes del servicio de limpieza, posiblemente estaríamos hablando de un lugar horrible. Restos de botellones perpetrados bajo la inmunidad de la noche, latas de cerveza, bolsas de plástico aplastadas contra alguna efedra, colillas de fumadores en las rocas, botellas de PVC y envases tetrabrik…

La correlación entre coches y residuos es muy clara. En los maleteros caben multitud de cosas que luego pueden ser abandonadas y sin embargo cuando alguien va en bicicleta o camina es raro que pueda transportar mucho peso, por lo que la incidencia paisajística es mucho menor.

cabo de santa pola
Mar desde el Cabo de Santa Pola

TURISMO SOSTENIBLE

Hasta cierto punto la campaña antitabaco de prohibir fumar en colegios, restaurantes y zonas públicas dió resultado. A día de hoy creo que nadie echa de menos que en los colegios no se pueda fumar. La prohibición de poder llevar determinados envases a zonas protegidas o fumar podría evitar que luego nos encontrásemos con latas de Coca Cola en la playa o colillas entre las dunas. Teniendo en cuenta que en Alicante sólo se recicla un 8% de la basura que se genera en un año, al menos estaríamos contribuyendo a tener que enterrar menos basura por no generarla.

La permisividad de los vehículos a motor también propicia que se transporten multitud de residuos: Comidas precocinadas que van envasadas en plástico, juegos para los niños que vienen en cajas de cartón, bolsas de patatas fritas que salen volando cuando arrecia el levante… Al ser fácilmente transportable también es fácilmente abandonable. Una prohibición del paso de vehículos a motor sería una solución contundente para salvar el Cabo de Santa Pola de la degradación, o como mínimo, dejar únicamente aquellos vehículos a motor que tengan que transportar a personas con movilidad reducida.

mar en el cabo de santa pola
Cala en el Cabo de Santa Pola

CARAVANAS

Hace casi un año salió la noticia de que el Ayuntamiento de Santa Pola iba a controlar el estacionamiento de caravanas en la zona del Cabo. Sin conocer exactamente qué es lo que ha sucedido al respecto, puedo decir que durante el mes de julio hileras de caravanas estaban estacionadas frente al mar impunemente rompiendo las vistas y deteriorando el suelo y la vegetación. Si las medidas están discutidas creo que harían bien desde el Ayuntamiento en permitir el acceso de caravanas a lugares controlados y habilitados para las mismas. Con la importancia añadida de disponer de unos servicios mínimos de higiene para que no suceda lo que contemplamos este año en la playa de Almaciga (Tenerife), un lugar muy frecuentado por surfistas, en donde cualquier arbusto era un buen lugar para defecar y lo que es mucho peor, abandonar papel y toallitas húmedas víctimas del escrutinio posterior.

playa almaciga en Tenerife
Playa de Almaciga (Tenerife) y en primer plano uno de los cientos de papeles que encontramos

PROTECCIÓN DEL CABO DE SANTA POLA

No es difícil conservar un espacio como este. Es más, la protección del mismo puede ser un incentivo para un turismo deportivo que pueda generar riqueza en la zona atrayendo a senderistas, ciclistas y corredores. Cerrar esta vía al tráfico podría ser causa de problemas, como lo fue hacerlo con el Parque del Retiro en Madrid en los años ochenta. A día de hoy creo que sería inconcebible abrir de nuevo el tráfico del Retiro para generar plazas de aparcamiento. Así también en algún momento podría llegar a ser inimaginable que vehículos a motor transitaran por zonas como el Cabo de Santa Pola generando ruido y residuos a su paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *